Una propuesta para financiar el periodismo de calidad en Estados Unidos


Que el periodismo pasa por momentos de grandes transformaciones no es una novedad. Que uno de los grandes problemas que tienen hoy los medios de corte informativo-periodístico es cómo financiar el periodismo de calidad en un contexto de acceso gratuito a contenidos, tampoco. Las tentativas para encontrar fuentes de financiamiento son diversas: muros de pago, publicidad, innovadora, asociar eventos, crowdsourcing. Vías de financiamiento que modifican el sistema de medios son el llamado media capture, esto es que un actor social de alto grado de rentabilidad externo al medio lo capture y de allí pueda financiarlo, o bien un proceso de compras y fusiones que mejore la sinergia y de allí la rentabilidad, pero que afecte la pluralidad de voces y de acceso a los medios. En este último caso, las normativas de regulación de concentración están desactualizadas ya que fueron diseñadas con criterio industrial en tiempos de medios analógicos. En el caso de Estados Unidos, el modelo de medios es de corte liberal, tal como lo definieron Daniel Hallin y Paolo Mancini. A diferencia del modelo continental europeo, la tradición de sólidos medios públicos así como de financiamiento via un cánon ciudadano es entre débil e inexistente.

Uno de los problemas que acucia al periodismo y al sistema de medios hoy en Estados Unidos es el debilitamiento de los medios locales. El periodismo de investigación, de calidad , está concentrado en un grupo reducido de medios liderado por The New York Times, como se ve en el gráfico a continuación en la distribución de los premios Pulitzer.

Desde el George J. Stigler for the Study of the Economy of the State de la Universidad de Chicago, surge una nueva propuesta. El Comité de Estudios de Plataformas Digitales produjo un informe donde ofrece un interesante mecanismo para resolver en parte el financiamiento del periodismo de calidad. El subcomité de medios está compuesto por personalidades destacadas: Guy Rolnik en la dirección, Julia Cagé, Joshua Gans, Ellen Goodman, Brian Knight, AndreaPrat y Anya Schiffrin. La propuesta parte de los siguiente ejes:

  • Financiar los medios según un aporte de los ciudadanos deducible de impuestos de u$s 50 anuales por cada persona adulta. Este aporte sería ciudadano sin intervención del gobierno. Habría si ciertos cupos para que los grandes medios no absorban el grueso de los aportes y para fomentar medios locales. Este tipo de donaciones a actividades que hacen a lo público (museos, fundaciones, universidades) atadas a excepciones impositivas es una tradición acendrada en Estados Unidos
  • Las regulaciones anticoncentración debieran apuntar no centralmente sobre la propiedad de medios, sino a reforzar la pluralidad de contenidos que se emitan. Habría que hacer estudios más sobre los outputs que salgan de los medios, más que poner el foco en los propietarios, ya que una propiedad segmentarizada podría ocultar una concentración en el tipo de piezas periodísticas producidas
  • Habría que desarrollar algún tipo de normativa que aporte transparencia a los algoritmos implementados por las plataformas digitales
  • Los productores de contenidos periodísticos tienen hoy mayor grado de responsabilidad que las grandes plataformas digitales. Las acciones sobre contenidos que afectan a terceros se dirigen centralmente a las usinas de contenidos (diarios, televisión, radios, señales de cable) y no hacia quienes distribuyen el material, lo cual supone un costo para los primeros y un subsidio de estas usianas hacia las plataformas. Esto debiera ser modificado.

La propuesta es por demás interesante y pretende generar un nuevo espacio de debate de qué hacer para permitir la supervivencia del periodismo de calidad y valorizar el aporte de éste hacia la calidad del sistema democrático de un país, en este caso, Estados Unidos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seven + seventeen =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.