TNI pretende acorralar la desinformación en tiempos riesgosos


El año pasado se creó un espacio denominado Trusted News Initiative (TNI) cuya objetivo era que medios y plataformas de comunicación líderes a nivel global colaborararan en no difundir fake news/desinformación. Esta iniciativa fue lanzada por la BBC, Facebook, Google/YouTube (Alphabet), Twitter, Microsoft, AFP, Reuters, European Broadcasting Union (EBU), Financial Times, The Wall Street Journal, The Hindu, CBC/Radio-Canada, First Draft y el Reuters Institute for the Study of Journalism. Si bien el origen fue evitar material destinado a campañas sucias en constexto de elecciones, ahora adquiere un nuevo perfil de cara a la pandemia de COVID-19. Los integrantes tienen por ahora un sesgo de tener inclinación por ofrecer contenidos en inglés. Sería muy interesante que se sumaran miembros del campo de la comunicación con contenidos en otros idiomas o que se generasen espacios paralelos. Frente a la distribución creciente de material no científico, cuando no es una explícita manifestación de teorías conspirativas, algunas con ribetes antisemitas, por un lado, y un riesgo acelerado de reducción de la libertad de expresión y la libertad de prensa por parte de algunos gobiernos, por otro, la autorregulación de contenidos dentro de marcos democráticos es una iniciativa interesante. Pero, siempre que fuese dentro del marco democrático y que apunte a la preservación de la libertad de expresión. Estamos presenciando movimientos en la comunicación que no sabremos en qué desembocarán. Por citar un ejemplo, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha limitado la acción de institituciones como el parlamento así como limitado derechos civiles, entre ellos la acción del periodismo. Asimismo, algunos miembros de TNI han eliminado contenidos realizados por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien publicó material que cuestiona la política de cuarentena y suele agredir a medios del país; Twitter ha suspendido cuentas como la de Gisela Rubach, experta y autoridad en comunicación política en América Latina. Estos movimientos cruzados sin un criterio definido son menos que óptimos y debieran ser más consistentes y coherentes.

Tony Hall, director general de la BBC y presidente de la asociación de medios audiovisuales europeos EBU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.