Redes en Francia: quiénes son proclives y quiénes no a la desinformación


Un trabajo de investigación basado en estudios precedentes realizados en Francia aporta una perspectiva por demás interesante sobre a quién creer en las redes sociales. El artículo titulado “Who to Trust on Social Media: How Opinion Leaders and Seekers Avoid Desinformation and Echo Chambers” (“A quién creer en las redes sociales: Cómo evitan líderes y buscadores de opinión la desinformación y las cámaras de eco”) es producto de una investigación desarrollada por Elizabeth Dubois, Sara Minaeian, Ariane Paquet-Labelle y Simon Beaudry. Es interesante el caso francés ya que registra un uso creciente de redes sociales. El artículo parte del supuesto que los líderes de opinión tienen un rol activo en la distribución de información de las redes y que depende del uso que hagan de ésta, pueden contribuir a ampliar la desinfirmación o garantizar la credibilidad de lo que circula por las redes. El artículo toma las categorías de líder (quien distribuye información) y buscador de opinión (quien sólo trata de conseguirla) y luego los clasifica en cuatro tipos. Entonces hay un líder-buscador; un líder-no buscador; un buscador-no líder y una persona que evita las noticias en las redes (no líder-no buscador).

A partir de allí se plantean tres hipótesis:

Hipótesis 1: los líderes-buscadores tienen mayor predisposición a creer en las noticias de los medios que los buscadores y los que evitan las noticias (“evitadores”, “avoider“)

Hipótesis 2: los líderes-buscadores tienen mayor predisposición a chequear la información que los buscadores y los evitadores.

Hipótesis 3: líderes de opinión y líderes-buscadores tienen menor predisposición que los buscadores y evitadores a quedar atrapados en cámaras de eco.

Con relación a la hipótesis 1, los líderes-buscadores son quienes más confían en los medios frente a los otros tres tipos: líderes de opinión no buscadores, sólo buscadores y los “evitadores”.

En cuanto a la hipótesis 2, los líderes de opinión-buscadores son quienes más chequean información y los evitadores quienen menos. Chequear la información o no no es una variable aquí que arroje grandes diferencias.

Finalmente, en el caso de la hipótesis 3, tampoco hay aquí grandes diferencias entre los grupos. Los líderes-buscadores aparecen como los menos afectados por las cámaras de eco frente a los que evitan las noticias, quienes son los más proclives a caer en este tipo de práctica. Pero no hay grandes diferencias luego con los líderes de opinión solos y quienes sólo buscan noticias.

Los resultados muestran que a grandes rasgos los líderes de opinión-buscadores tienen un alto grado de actitud crítica frente a lo que circula en las redes, mientras que quienes evitan la información son aquellos que menos herramientas disponen para chequear lo que circula en las redes.

El estudio es limitado a Francia, pero sirve para considerar otras sociedades. Por caso, muestra que los medios mainstream tienen problemas para competir con información de baja calidad que circula por las redes. Esto también pone bajo debate si estos medios centrales ofrecen noticias cuya calidad sea fácilmente distinguible de portales con calidad menor, por un lado, y si realmente hay demanda de información de calidad, por otro.

También pone bajo cuestionamiento el papel de los sitios de chequeos de noticias. Si sólo impactan en el primer grupo (líderes de opinión-buscadores) no tienen mucho impacto. El problema para estas organizaciones, al igual que para los medios mainstream, pasa por cómo llegar a quienes evitan las noticias, quienes consumen noticias ocasionalmente. Este trabajo sugiere que tanto medios mainstream como sitios de monitoreos de noticias se mueven dentro de circuitos donde la confianza en lso medios y el monitoreo de noticias son prácticas habituales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + three =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.