Los ciudadanos británicos son tradicionalistas al informarse en elecciones


Un trabajo de investigación publicado por el Reuters Institute for the Study of Journalism sobre la interacción de los ciudadanos en el campo digital de noticias en el contexto de la última camapaña electoral en el Reino Unido que ganó el candidato conservador Boris Johnson, muestra algunos emergentes por demás interesantes. Algunos puntos destacables son: a) los ciudadanos no consumieron más noticias online que en tiempos normales, donde no hubo campaña electoral; b) la BBC sigue siendo el sitio de referencia para los ciudadanos británicos al momento de encontrar noticias confiables; c) no hubo consumo exclusivo de noticias que apoyen al partido de preferencia del votante (esto es, no es que un conservador se refugió en una website conservadora al momento de seguir la campaña electoral); d) la publicidad política onine no atrae a los ciudadanos. El trabajo se denomina “A Mile Wide, an Inch Deep: Online News Media Use in the 2019 UK General Election” y fue realizado por Richard Fletcher, Nic Newman and Anne Schulz. Rescataremos a continuación algunos pasajes interesantes del trabajo.

Las noticias en el campo digital – incluye las redes sociales- y la televisión estuvieron a la cabeza en cuanto al consumo de noticias. Las noticias específicas sobre la campaña y las elecciones no fueron las dominantes.

Fuera de toda sorpresa, las personas jóvenes tienden a consumir noticias digitales, mietars que las de mayor edad, medios tradicionales. No hubo grandes variaciones en cuanto a orientación política, aunque hay una predisposición de conservadores a consumir medios tradicionales.

La BBC fue el medio más consumido, seguido de los sitios de los diarios tradicionales británicos.

Los ciudadanos concentraron casi toda la tención en noticias de medios nacionales. Los medios “militantes” (partisan) tuvieron una atención insignificante.

Por orientación ideológico-partidaria, los medios tradicionales afines a los tories captaron significativamente más atención que aquellos vinculados al laborismo.

En cuanto a redes sociales, YouTube encabezó las visitas, aunque Facebook lideró en cuanto al tiempo consumido en la app.

Los votantes no se acudieron exclusivamente a sitios militantes que refuercen su opinión previa. Este fenómeno comprendió tanto a conservadores como a laboristas.

En cuanto a la confianza en los medios, fue pareja al comienzo de la campaña para conservadores y laboristas y al final creció entre los tories y perdió credibilidad para los segundos.

Los partidos políticos y sus dirigentes fueron considerados la fuente de desinformción (fake news) frente a otros actores.

Finalmente, la publicidad partidaria online no resultó de interés para los ciudadanos británicos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.