La Argentina tiene baja exposición a contenidos poco confiables en Twitter


La pandemia COVID-19 trajo por detrás muchas dudas acerca de la información que reciben los ciudadanos. Desinformación, fake news, bullshit, infodemia, son términos que se repiten en los más diversos ámbitos, desde el universitario, la política y los ciudadanos de a pie. Manlio De Domenico, un investigador en redes de la Fondazione Bruno Kessler, Italia, realizó un estudio sobre contenidos no confiables que se difunden en las redes. Construyó así un “observatorio infodémico” destinado a chequear los tuits que circulan por las redes. El estudio volcado online analiza muchas variables: desde una perspectiva cuantitativa toma la cantidad total de tuits y los analiza en función si los mensajes se fundan en hechos contrastables o no. Eso le permite establecer un ránking de riesgo de circulación de información no confiable. Asimismo, pretende definir si los posteos provienen de cuentas de personas o son bots. Por último, desde una aproximación cualitativa, trabaja sobre los ánimos de la población. Hasta el 29 de mayo de 2020, el estudio considera que el 58% de los tuiteos es de personas, mientras que el 42% es de bots. Las noticias confiables representan un 70,6% de los tuits, mientras que las no confiables son 29,4%.

A nivel global, el 22,5% de los hechos comentados en Twitter son poco confiables.

La exposición a hechos confiabes en Twitter (ERF) es mucho mayor que a los no confiables (EUF).

Si consideramos casos nacionales, Estados Unidos tiene un índice de hechos no confiables del 28.1%.

En comparación, Alemania, España, Francia, Gran Bretaña e Italia están mejoer que Estados Unidos.

En el caso de América Latina, Brasil tiene un índice de 28,6%, similar al de Estados Unidos; México, aún mayor, ya que es de 29,7%; Colombia, 33,4%, y Chile, 37,5%, con el pero índice de los países aquí considerados.

La Argentina, por el contrario, tiene niveles europeos, ya que el índice es de 17,5%

También, a exposición a datos no confiables (EUF) es baja, a niveles europeos y por debajo de la media mundial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.