El coronavirus y la desinformación/fake news van de la mano


La pandemia del coronavirus (COVID-19) que comenzó en enero en la ciudad china de Wuhan y se esparció ya por los cinco continentes adquiere características particulares propias del siglo XXI. El virus ha sumado a su paso las plataformas de información y propaladores de conspiraciones y falsedades para mostrar aquí una nueva faceta dela desinformación/fake news. Laboratorios secretos del gobierno chino para producir el virus, remedios caseros para neutralizarlo, discursos xenofóbicos y anticientíficos, interpretaciones sesgadas, primicias que no son tales, son algunas de las manifestaciones que circulan por redes y medios en estos días. Facebook, Twitter y Google han prometido eliminar este tipo de contenidos, pero poco se puede hacer cuando afloran como hongos desde cualquier plataforma y país en la medida que el alcance geográfico del virus se expande. A esto se suma que medios o comunicadores que están en medios tradicionales no monitorean la información y distribuyen información de primera mano sin cotejarla. Ya sea en los Estados Unidos, la India o la Argentina, el tema es de atención. Cadenas de Whatsapp pueden impactar en Nigeria, alarmando que el virus está a la vuelta de la esquina , en la India , o en Argentina, por iguales motivos sin fundamento serio. Hay un correlato curioso. En el mundo de las redes y la distribución de contenidos, se están usando sitios que supuestamente tratan el coronavirus de manera alarmante e indenciaria para distribuir virus informáticos o malware. Es por ello que en estos días es necesario ejercitar nuevamente aquello que se llama Media Literacy: chequear quien informa, las fuentes, contrastar la noticia con otros medios de otro país o región, si se puede. Así como hay que tener previsiones y conductas higiénicas para que uno se contagie y el virus se expanda, así hay que chequear la información una y otra vez antes de distribuirla. Y si no es posible esto, recurrir a cuentas en redes sociales como la de la Organización Mundial de la Salud, organismos nacionales o locales de prestigio, así como medios de credibilidad reconocida. Otra vez la marca en el periodismo responsable y profesional vuelve a tener valor. No expandir la desinformación es hoy una cuestión de responsabilidad pública.

Expansión del coronavirus (COVID-19) al 8 de marzo de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × five =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.