¿Cuál es el impacto de lo que publican en Twitter los científicos de la comunicación?


Las redes sociales han acaparado buena parte del flujo de discurso sobre lo público. La consolidación de las redes afectó la centralidad de los medios tradicionales en su impacto informatico sobre la sociedad. Esta nueva realidad le abrió una nueva venta de expresión al hombre común, tanto en su calidad de ciudadano como de consumidor. Las redes también perimitieron que los estudiosos de la comunicación participaran de la red. El impacto de las participaciones de los académicos en comunicación es aquello que trataon de describir los investigadores Jakob Jünger y Birte Fähnrich en un artículo titulado “Does really no one care? Analizing the public engagement of communication scientists on Twitter” (“¿Realmente no le importa a nadie? Análisis del compromiso público en Twitter de los científicos de la comunicación.”) publicado en la revista New Media & Society. Para ello tomaron la actividad de 1835 científicos de la comunicación, así como la de sus seguidores. Jünger y Fähnrich comenzaron por definir los tipos de compromiso o involucramiento. Así, los clasificaron según su dirección, según el tópico y según el modo. Según la dirección, la investigación trató de identificar a quiénes iban dirigidos los tuits, por lo cual clasificaron el perfil de los seguidores de las cuentas de los científicos en científicos y no científicos; según los tópicos, desagregaron los mensajes si eran de corte científico, o no científico. En cuanto al modo, los investigadores clasificaron los tuits si eran en base a contenidos o si estabn destinados a mantener o promover una red de interacción. El resultado dió el siguiente cuadro:

Así, hubo ocho tipos de mensaje: reputacional, integrativo, informativo, participativo, inspirativo, intelectual, activador y comunitario. Esto apartir de los tópicos de los tuits eran cienctíficos o no científicos; si el modo estaba centradao en el contenido o actores y cruzado por si la dirección era dentro del campo de la ciencia o académico o si no lo era. En cuanto a las direcciones (el perfil de los seguidores o followers) y los tópicos de los contenidos muestra la siguiente distribución. Los mensajes fueron recibidos mayormente por cuentas pertenecientes al campo académico-científico (31%), de la economía (25%) o personales (24%). Ni cuentas de los campos de los medios (8%) ni de la política (4%) siguen lo que dicen los estudiosos de la comunicación. En cuanto los contenidos, los de corte científico-académico ocupan el rimer lugar con un 34%; luego, los de tipo personal (25%); y después los de corte político (23%).

Dentro de las conclusiones del trabajo, se destaca que los científicos de la comunicación participan del debate público de diversas maneras. La principal actividad de los estudiosos en comunicación es distribuir material entre colegas del campo científico.

Del trabajo también surge que su llegada a quienes deciden políticas públicas en el plano de la política es limitada o escasa por medio del Twitter. Si tienen acceso es por otras vías, no por la red social. Sus contenidos llegan a personas por fuera del campo de estudio de la comunicación. En particular atraen a personas o cuentas que se desempeñan en la economía. El campo de la comunicación asoma bien integrado a otras disciplinas o campos de estudio así como a sectores de la sociedad en general. En este sentido, la tarea de networking está desarrollado de modo cabal por quienes se dedican a los estudios de los fenómenos y procesos comunicativos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × four =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.