Claves para gestionar redacciones virtuales


Un gran tema que empieza a ser parte de la nueva normalidad de la COVID-19 es cómo trabajan ahora los periodistas sin redacciones. La redacción ocupa un lugar ya mítico en el trabajo de los periodistas, donde los periodistas interactúan y producen las noticias de cada día. Cada redacción de un medio tiene una cultura, rutinas, prácticas, diseños particulares. No hay una que sea igual a otra. La redacción hace en gran parte al producto final. El tema hoy es que no hay redacciones y la labor del periodística se ha vuelta virtual en muchos casos. Poynter ha publicado una nota titulada “How do you become part of a newsroom when no one’s in it? (¿Cómo integrarse a una redacción cuando nadie está allí?). El artículo firmado por Amaris Castillo recoge las experiencias de periodistas jóvenes, algunos que han conseguido su primer trabajo de modo virtual este año luego de graduarse en la universidad.

Redacción vacía de Idaho News 6
Redacción sin periodistas del San Francisco Chronicle

Jill Geisler, miembro del Bill Plante Chair in Leadership & Media Integrity  de la Universidad Loyola de Chicago, rescata tres acciones clave hoy en día:

  • Introducir a los nuevos periodistas en el ámbito de los ya miembros del equipo
  • Incluir a los periodistas ingresantes en las reuniones para que no se sientan desconectado o desplazados
  • Informarlos sobre su trabajo y funciones, cosa de empoderarlos para que ellos aporten conocimientos propios al conjunto.
Margo Snipe, del Tampa Bay Times, trabaja en su casa

Los impactos de una redacción no son menores para Mary Meehan, autora de un trabajo titulado “The Potential Impact of Work-From-Home on Newsrooms” (“El impacto potencial del trabajo domiciliario en las redacciones”). El cubrir la pandemia misma genera traumas psicológicos y en la salud que se pueden manifestar a futuro. Otro problemas surgen cuando se trabaja en temas de riesgo: cómo hacer frente a las amenazas y presiones por parte de periodistas que no cuentan con el apoyo físico y emocional de sus colegas en una redacción “física”. alguna de las recomendaciones de Meehan para los editores son:

  • Ser un líder. Ser empático con el staff y dar cuenta de los propios problemas de los periodistas
  • Ser más flexibles de lo habitual en los cierres. Comunicar esto a los periodistas
  • Los buenos empleados lo son siempre. Tener cuidado en aplicar mucha presión a los empleados que están trabajando en sus casas
  • Escuchar todas las demandas e inconvenientes que plantean y encontrar el modo de ayudarlos para que superen los problemas

Para los periodistas, Meehan recomienda:

  • Establecerse un horario de trabajo. No pasar todo el tiempo frente a la computadora. Fijarse horarios de relax y de salir a caminar
  • Definir un lugar de trabajo. Aclarar con la familia en qué circunstancias no deben ser interrumpidos
  • Fijar horarios de rutina de trabajo claros. Comunicar esto a la familia y a los amigos.

La pandemia se montó sobre un fenómeno más profundo que es la reducción de algunos medios periodísticos. Esto no sólo no se ha detenido, sino que en Estados Unidos ha aumentado la digitalización de en el campo de los medios y, por detrás, profundizó el proceso de eliminar puestos de trabajo en algunos medios. Este año, el escenario no es fácil para el mundo y tampoco para el periodismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − fifteen =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.